Publicado en 4º Estágio Nível 2, 5º e 6º Estágio Nível 2, POEMAS/CONTO/ LITERATURA AFINS

POEMA A VANCOUVER

Lucia  Aguilar.

Publicado en el Libro
ATARDECER DE LA VIADA.: Testimonios de siete mujeres Latinoamericanas residentes en Vancouver Canadá . 2016

By Esther   Frid.

A   VANCOUVER

Vancouver, ciudad moderna

construida junto al mar,

con edificios que brillan

como gotas de cristal.

Tu eres la joya preciosa

que por toda tu hermosura,

resaltas entre todas las ciudades

de este inmenso país

que se llama Canadá.

En tu regia  vestidura,

portas, soberbio broche esmeralda

Tu Stanley Park, primoroso

con su “Laguna Perdida”

como una princesa dormida,

con los arrullos del mar.

En English Bay  tus ocasos

tienen mágico esplendor,

tiñendo de oro y nacar

las aguas del mar azul.

Por el Puente de Los Leones

corre el agua que va al mar,

y el murmullo de esas aguas

es para mis oídos,

como un canto angelical.

Mi sorpresa, grande fue

cuando conocí tus ríos,

que como arterias vivientes

te llenan de verde frescura.

El sonriente “Capilano”

que baja de tus montañas

entre bosques milenarios,

y el caudaloso “Rio Fraser”

como cinturón de plata

contornea tu litoral.

Cada año me deslumbras,

cuando ofreces a mis ojos

la euforia de tus colores ,

en tus azaleas y rododendros,

narcisos y tulipanes,

y me embriaga el aroma

de tus tiernas hycintas,

pero quedo embelesada

cuando extiendes

por tus calles y avenidas,

la mantilla sonrosada

de tus cerezos en flor.

Vancouver

No solo eres hermosa,

para mi haz sido

como una madre amorosa,

que me acunó  en sus brazos,

y en el místico silencio

de tus bosques y jardines,

se cerraron mis heridas

y encontró paz mi alma

para formar, un nuevo hogar.

Mi vida fue como un árbol

trasplantado tardíamente,

pero tu suelo fecundo

lo nutrió con nueva sabia

y de mis exhaustas ramas

vi nacer los nuevos

y radiantes brotes,

que son mis nietos y bisnietos

que me llenan de alegría.

Vancouver,

Mi hogar querido,

donde me trajo el destino

y mis días terminare.

Estoy frete a tus montañas

que cada invierno te tiñen

con su corona de nieve

y con voz firme,

pronuncio mi último deseo:

que ellos sean

mi eterna urna funeraria

y entre sus brumas y nieves

descanse ya, para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .